Aún nos queda algo… Esperanza

Me encuentro sumergido entre unas de las más bellas páginas de la “Apocalíptica” pura. No de esa amarillista y escapista que pretende hablar del fin del mundo a base de la infundación del miedo y la proliferación del terror y el pánico. Sino de aquella más semejante a la experiencia de la primitiva iglesia cristiana, que en…