La toma de decisiones, en el ejercicio del liderazgo


En la presente entrada comparto el material que desarrollé durante  mi participación en el Taller de Liderazgo, ofrecido por la Central General de Trabajadores de Panamá (CGTP) el día 16 de julio de 2014.

Comparto algunas de las reflexiones dialogadas con este grupo de jóvenes-adultos.

1. Más allá de lo evidente.

 presentacionPareciera evidente, pero no lo es, el hecho que el ser humano se encuentra constantemente tomando decisiones. Y digo que no es evidente, porque al ser un ejercicio habitual, no nos damos cuenta del complejo proceso mental que se da antes de cada elección. Y es muy probable que la ignorancia de este proceso es el responsable de que muchas de nuestras decisiones no sean las más acertadas.
En torno a lo que se entiende por decidir, teóricos como Shackle afirman que “Decidir es hacer un corte entre el pasado y el futuro.” Por otro lado, Forrester dirá “que es el proceso de transformación de la información en acción.” Lo que queda claro en ambas definiciones es que decidir tiene que ver con un cambio de estado, con un movimiento que nos lleva de una situación dada, a otra deseada.
toma de decisiones
Pero, ¿cómo nos enteramos que estamos en un momento para decidir? Cuando el ser humano está frente a una situación que le coloca delante de variedad de opciones y contextos, y por lo tanto tendrá que hacer elección de uno, entonces sabrá que debe “tomar una decisión”. A ese momento de encrucijada le llamamos: problema.

2. ¿Cómo hacerle frente a un problema?

Lo que nos toca en este momento es saber cómo tratar con un problema. Existen variedad de autores que dan su opinión al respecto de cómo solucionar uno y del proceso que debe tomarse en cuenta para el mismo. Presento una gráfica que muestra los pasos sugeridos para este propósito:
proceso toma de decisiones

 

Como puede verse, la gráfica anterior nos presenta pasos, que vuelvo e insisto, parecen evidentes pero que en la práctica diaria no lo son. A modo de ejemplo y comentando solamente el paso uno, podemos decir que lo primero es saber cuál es el problema real frente al que nos encontramos y al que debemos darle solución. Es frecuente que en situaciones laborales, familiares, etc… al no hacernos esta pregunta con seriedad y responsabilidad terminamos tratando los efectos del problema y no éste en sí mismo.
Los pasos del 1 al 3, podemos categorizarlos como el momento de diagnóstico. Acá debemos evitar en la medida de lo posible emitir cualquier juicio de valor frente al problema, porque lo que estamos procurando es llegar una comprensión objetiva de lo que está sucediendo. Los pasos 4, 5 y 6, pueden ser comprendidos como el momento reflexivo, es decir, realizado el diagnóstico hemos de aplicar la medicina adecuada, pero esta es el resultado de un momento serio de análisis, escogiendo la mejor opción de todas las posible.
proceso toma de decisionesPodemos agregar dos pasos más a este proceso. Uno, el momento ejecutivo,  que no es más que el poner en práctica lo decidido en el paso anterior. Y otro, evaluativo, que desde mi punto de vista es de lo más importante, porque es un momento meta-cognitivo, donde evalúo no solo el resultado de ejecución de la solución, sino el proceso mismo por el cual llegue a esa conclusión que tuvo efectos positivos o adversos.

Pero, todo el proceso anterior sería en vano  sino contáramos con base firme sobre la cual basar toda nuestra reflexión. Hablamos del nivel información que determina el tipo de ambiente de la decisión.

3. Saber es poder.

El nivel de información previa que se tenga de los resultados posibles de la decisión por tomar, nos colocará en uno u otro ambiente que determinará la decisión final. Veamos, los propuestos.

 

información

 

  1. Certeza: El ambiente de certeza es aquél en el que el decisor conoce con absoluta seguridad los estados de la naturaleza que van a presentarse.
  2. Riesgo: Es aquél en el que el decisor sabe qué estados de la naturaleza se pueden presentar y la probabilidad que tiene cada uno de ellos de presentarse.
  3. Incertidumbre estructurada: Es aquél en el que se conocen los estados de la naturaleza, pero no la probabilidad de cada uno de ellos.
  4. Incertidumbre no estructurada : Aquél en el que ni siquiera se conocen los posibles estados de la naturaleza.
Todo lo dicho hasta este momento no ha sido más que resaltar los elementos que determinan lo contextos de decisión. Pero, quien decide es la persona concreta, desde su historia y subjetividad, eso sí, dentro de todo este contexto que hemos tratado de exponer. Desde esta perspectiva la decisión final depende del modo de ser de cada individuo; pero al ser tan diverso el ser humano, obliga a la psicología a establecer tipologías que permitan categorizar estilos en la toma de decisión.  Y con su breve exposición daremos final a este artículo.

4. Porque cada quien es cada cual.

Las tipologías son solo claves que ayudan a la persona a conocerse un poco más y saber cuál es el estilo predominante a la hora de tomar decisiones. Es importante advertir, que no se deben encasillar a las personas en estos tipos y que mucho menos debe creerse que existen en estado puro. Todos poseemos algo de cada uno. Y que el problema en particular debe indicarnos cuál debería ser el predominante.
estilos
  • ESTILO DIRECTIVO: quienes toman decisiones con estilo directivo toleran poco la ambigüedad y su forma de pensar es racional. Son eficientes y lógicos. Los tipos directivos toman decisiones rápidas y se centran en el corto plazo. Su eficiencia y prontitud al tomar decisiones hacen que cumplan esta función con mínima información y que evalúen pocas alternativas.
  • ESTILO ANALITICO: quienes toman decisiones con un estilo analítico toleran la ambigüedad mucho más que los tipos directivos. Quieren más información antes de tomar una decisión y consideran más alternativas que en el estilo directivo. Los de estilo analítico se caracterizan por su capacidad para adaptarse o enfrentar situaciones únicas.
  • ESTILO CONCEPTUAL: los individuos con un estilo conceptual tiene miras muy amplias y buscan muchas alternativas. Se enfocan en el largo plazo y son muy buenos para encontrar soluciones creativas a los problemas.
  • ESTILO CONDUCTUAL: quienes toman decisiones con un estilo conductual trabajan bien con los demás. se interesan en los logros de los otros y aceptan sus sugerencias. Convocan a juntas para comunicarse, aunque tratan de evitar los conflictos. La aceptación de los demás es importante para los de este estilo de toma de decisiones.

5. Concluyendo.

Como dije al principio, esto ha querido ser una exposición de lo tratado como parte de un taller para líderes. Así que desde el ejercicio del liderazgo deben leerse estas líneas, sin que ello desestime el hecho de poder aplicarse estos contenidos a otros ámbitos de la vida.
También, nada de esto esto es de rigurosa aceptación. No es más que la puesta en escena de la teoría que debe pasar por el filtro de cada cabeza y sacar conclusiones propias para el mejor beneficio.
Saludos!

 

Vladimir Valladares

Educador, Teólogo Pastoral y Diseñador Instruccional de E-learning

No Comments

Be the first to start a conversation

Leave a Comment